martes, 10 de febrero de 2015

Nota de prensa: Puesta en circulación del libro infantil "La Paloma Grande de Matachalupe"


La Academia de Ciencias de la República Dominicana, a través de su Comisión de Lingüística y Literatura, pondrá a circula un libro de cuentos para niños, considerando la prioridad de favorecer este tipo de literatura tan necesaria para transformar las emociones y la sensibilidad de los infantes. El titulo del cuento es: La paloma Grande de Matachalupe. Y su ilustrador el señor Werner Olmos.

El acto será el día 11 de febrero del presente año a las 7: 00 p. m. en el local de la Academia de Ciencias en Calle Las Damas No. 112 esq. Conde.

La obra ha sido escrita por la Lic. Eleanor Grimaldi Silié, quien es escritora de larga data en las lides de la literatura para niños.

Es especialista en esta importante área y realizó una pasantía en Literatura para niños, bajo la supervisión de técnicos de la OEA. Ha desarrollado diversos aportes a la teoría de esta área, así como a la producción de libros para niños.

Su vocación como escritora de libros para niños, así como su larga carrera magisterial la han convertido en una persona consultada por sectores de la sociedad interesados en el desarrollo de la literatura para niños.

El acto estará presidido por el Lic. Milcíades Mejía, Presidente de la Academia, quien dará la bienvenida a los presentes.

La maestra de ceremonia Altacelia Pérez, realizará la presentación de las personalidades que intervengan en el acto. El libro fue editado por Editorial Santuario, bajo el cuidado de la autora. El señor Isael Pérez, editor, tendrá unas palabras por la editorial. El prólogo escrito por la Lic. Margarita Luciano de Sang, escritora también junto a Eleanor, de textos que trabajan la teoría de la literatura infantil.

La autora será presentada por el intelectual y coordinador de la Comisión de Lingüística de la citada Academia  Dr. Odalís Pérez, quien además, realizará  comentarios sobre la obra. Será narrada en presencia del público por la niña Nicol Muñoz Silié y el personaje Cuento Bastón recitará una décima que forma parte del contenido del cuento.

sábado, 10 de septiembre de 2011

Eleanor Grimaldi: “Hay que hacer una revolución en la escuela”

http://www.luismartingomez.blogspot.com/

Por Luis Martin Gómez


Educadora y escritora, autora de las obras Poesías para ti, El sueño de Penélope y Julita Graciosa y sus amigos

Eleanor Grimaldi libra una lucha interna entre la profesora que quiere corregir el mundo que existe a través de la enseñanza y la escritora que desea crear un mundo nuevo a partir de la imaginación. La batalla trasluce mientras habla, y en la pugna, la racionalidad docente parece vencer a la espontaneidad creativa. A ratos, un reguero de mariposas amenaza con salir alocadamente de sus cabellos, pero ella las reprime con una cita grave, con un pensamiento austero. Entonces, lo que pudo ser un aletear colorido y luminoso que insinuara un arco iris sobre un bosque o la campiña sonriendo con dientes de flores e insectos, se convierte en un vientecillo sin más aspiraciones que serlo.

Este pleito no tuviera mayor consecuencia si ocurriera sólo en el ámbito de la conversación. No todos los escritores son buenos conversadores. Mario Vargas Llosa dice, por ejemplo, que Juan Carlos Onetti, el dios creador de Santa María, era pésimo en las entrevistas (Enrique Anderson Imbert y Luis Harss aseguran que también lo era escribiendo). Lo preocupante es que Eleanor Grimaldi traslada su conflicto a la escritura, en este caso a su más reciente obra de literatura infantil Julita Graciosa y sus amigos, y en ese ámbito, la profesora también se impone a la creadora que, no obstante, se rebela de vez en cuando con arrebatos de fantasía. 

LMG Creo que los mejores momentos de Julita Graciosa y sus amigos son aquellos que dan cabida a lo fantástico, como el episodio del pajarito de hielo, que pudieras trabajar como tema aparte, el de la tinaja que parece ciguapa, o el del caballo polifacético que es fotógrafo, bailarín y vuela. 

EG Lo que pasa es que siempre trato de distraer un poco a los niños, de ponerlos a jugar con la literatura, porque pienso que la literatura debe ser lúdica y estar vinculada con el juego. Desde los tiempos más antiguos, los niños, aunque estuvieron ligados a las labores agrícolas, siempre jugaban, y en el caso de los taínos, los niños no solo jugaban sino que también escuchaban las tradiciones de labios de los mayores de la comunidad, o sea, que siempre ha sido importante el juego, el escuchar historias por parte de los niños, y eso fue lo que me motivó a traerles una literatura en forma de juego.

Julita Graciosa y sus amigos busca el rescate de los juegos tradicionales dominicanos, tarea que quizás resulte complicada ante el avance de la tecnología digital que acapara la atención de los niños con juegos ajenos a su realidad y a su cultura. “Pero hay que insistir en la vuelta a las expresiones tradicionales, porque es una manera de ayudar a entender la historia y de retornar a los niños a los orígenes; pienso que las tradiciones son importantes en una sociedad para evitar la pérdida de valores humanos y familiares”.


Arroz con leche

Como parte de este propósito, Eleanor pone a disposición de Julita, la protagonista de su obra, un amplio repertorio de juegos tradicionales, muchos de los cuales están camino a la extinción, como el topa’o, la gallinita ciega, mano caliente, ambos a dos, y las adivinanzas. Sorprende, sin embargo, que la autora proponga recuperar Arroz con leche, un juego cuya canción (que habla de un hombre que se quiere casar con una viuda obediente y apasionada de las tareas domésticas) contradice los esfuerzos por la igualdad de género que es necesario seguir impulsando.

EG Realmente no fue un acto consciente, porque yo soy parte de un equipo de equidad de género en el Ministerio de Cultura. Son cosas que uno arrastra, que trae desde niña. Arroz con leche era una temática muy común en nuestra época, y por eso la traje a colación, pero la verdad no tiene nada que ver con la igualdad o la desigualdad de género, por eso no me parece que pudiera crear ningún daño.

Movida, sin dudas, por su condición de profesora, Eleanor Grimaldi critica a través de Julita y su madre la forma de vestir de unos niños de la escuela en la que estudia la protagonista de la obra, evidenciando prejuicio contra un sector social o contra una forma de expresión cultural.

LMG ¿Es que hay una forma “correcta” de vestir, y si es así, quién la determina?

EG En ese caso, estaba pensando en la relación que tiene algún tipo de vestimenta con el niño desordenado, desaliñado. Pienso que mi vocación de maestra y ahora mi papel de abuela, me dan una visión de lo que puede ser correcto o no sobre este tema; claro, al final prima el gusto de la gente, uno se viste como quiere.

La novela de Eleanor Grimaldi no tiene una trama unitaria sino que es episódica. Tal vez para facilitar el entendimiento de los pequeños lectores y mantener su interés en la obra, la autora emplea la técnica de las muñecas rusas para presentar sucesivamente fragmentos de historias. En una de ellas, rinde homenaje a las hermanas Mirabal, las heroínas de Salcedo, y a Luis Kim, sacerdote extranjero que desarrolló un hermoso apostolado social en las lomas de San José de Ocoa.

EG Son cuatro personajes que me marcaron. Las Mirabal por su valor, porque en un momento histórico en que no se podía hablar de libertad, ellas se atrevieron a hacerlo. Y el Padre Kim, porque desde que comencé a trabajar en el Ministerio de Educación yo iba con frecuencia a San José de Ocoa a dar talleres a los maestros y tuve la oportunidad de escuchar muchas anécdotas y comentarios de la vida de ese sacerdote, y eso me hizo admirarlo, porque sin ser dominicano hizo muchas cosas positivas por este país.

Ser maestra y escritora podrá colocar a Eleanor Grimaldi en la disyuntiva de dar preferencia a la enseñanza o a la creación, o la motivará a seguir buscando un sabio equilibrio entre sus dos talentos; pero esa doble condición profesional le da una visión clara de lo que se debe hacer por la literatura desde la escuela formal.

EG Hay que hacer una revolución en la escuela, en los contenidos programáticos y curriculares, e introducir una carga mayor de literatura, porque muchos vacíos en redacción y ortografía se derivan de la falta de lectura; si fomentamos más la lectura en las aulas, daremos mayor oportunidad a los niños y a los jóvenes de que seleccionen los libros que ellos quieren leer, en vez de imponérselos; pienso además que los maestros de lengua española deben ser entrenados en el manejo de la literatura infantil, pues no todos ellos tienen el dominio de esas técnicas.

El autor es periodista y escritor
Entrevista disponible en video en 
www.yolayelou.blogspot.com

martes, 28 de junio de 2011

“Mujeres de la Patria” según Eleanor Grimaldi

 Grimaldi Silié explica que siempre las mujeres han sido segregadas
Escrito por: ROSA FRANCIA ESQUEA (rosafranciaesquea@gmail.com)
La escritora y educadora  Eleanor  Grimaldi Silié destacó el papel de la mujer desde la época de la colonización hasta el siglo XXI, durante la conferencia “Mujeres de la independencia”, con  la cual la cadena de restaurantes Adrián Tropical dio inicio al Mes de la Patria.
La también titular de la Dirección del Libro y la Lectura del Ministerio de Cultura expresó: “Desde la época de la colonización, las mujeres han sido segregadas. Algunas lucharon contra el conquistador, como el caso de Anacaona, mujer mártir y de otras que se desconoce su papel. Algunas fueron obligadas a convivir con los españoles y otras se quitaban la vida o mataban a sus hijos para evitar los abusos y los asesinatos masivos”.
Señaló: “Luego,  con la esclavitud africana, hemos visto cómo ellas fueron sometidas a todo tipo de marginación social. Algunas se dedicaron a las labores domésticas y otras a labores en las plantaciones. Muchas trabajaron en los campos de caña”.
Añadió que algunas contribuyeron a la vida social. Otras, en la vida colonial española, se destacaron en la poesía y la prosa como es el caso de Leonor de Ovando,  Tomasina Leiva y Elvira de Mendoza”.
Hablando específicamente del rol de la mujer en la época de la independencia, Grimaldi señaló  que durante la ocupación haitiana de Boyer “vemos cómo un gran número de mujeres colaboraron con los hombres en este proceso. En esa época, muchas mujeres sufrieron sacrificios y asumieron responsabilidades para ayudar a conformar nuestra nacionalidad”.
Específicamente, ellas  trabajaron “llevando entre sus faldas municiones y también colaborando a esconder y a proteger a los revolucionarios de la época. La mujer ayudó, combatió e hizo trabajos importantes que aportaron a la causa”.
Destacó el papel de figuras como María Trinidad Sánchez,  quien arriesgó la estabilidad de su hogar para planificar conspiraciones pro-independencia, y Concepción Bona Hernández,  considerada  -junto a María Trinidad Sánchez- una de las madres de la Patria de República Dominicana,   quien colaboró con los jóvenes de la época y bordó el escudo de la primera Bandera dominicana.
“Además de otras,  como Manuela Díez, Josefa Antonia Pérez de la Paz, María Baltasara de los Reyes, Ana Valverde, María de las Angustias Villa, Juana de la Merced Trinidad (Juana Saltitopa), Filomena Gómez de Cova, Froilana Febles, Rosa Montás, Rosa Duarte y su madre. Estas últimas, se mantuvieron alerta a reforzar y apoyar la causa aún después de proclamada la República”, señaló.
“Otras actuaron durante el proceso de las batallas en defensa de la independencia  y algunas lo han hecho posteriormente. Sus manos fabricaron balas que se usaron en las batallas de la Independencia y escondían y curaban a los heridos trinitarios; también recolectaron el dinero necesario para la causa a través de la sociedad La Filantrópica y en otros casos, entregaron sus bienes personales para favorecer al país”.
En cuanto a Josefa Perdomo, recuerda  que  fue en su hogar donde se fundó la sociedad secreta La Trinitaria, que se instaló en la casa que se encuentra frente a la iglesia del Carmen, en la actual Arzobispo Nouel.
De igual manera, Manuela y Rosa Duarte, la madre y la hermana de Duarte,  fueron luchadoras junto a su familia. Pusieron sus bienes al servicio de la Patria  y fueron detenidas y enviadas al exilio. Gracias a ellas hemos podido conocer muchas de las facetas de Duarte y de las labores relativas a esta etapa. Citó el  caso de María Trinidad Sánchez, quien fue la primera víctima de crimen político en la historia de la nueva república; acerca de ella, dijo que albergó en su casa a los que se oponían a las ideas del general Santana y contribuyó a organizar  la conspiración del 1845. “Intentó por todos los medios legítimos que los defensores de la Independencia pudieran retornar al país, a través de su oposición al movimiento conspirativo que tenía por plan oponerse a Santana”. 

domingo, 26 de junio de 2011

Palabras del Dr. Marcio Veloz Maggiolo en la puesta en circulación del libro: Literatura Infantil y Desarrollo Creativo de Margarita Luciano y Eleanor Grimaldi (1996)

Literatura infantil y desarrollo creativo

Margarita Luciano y Eleanor Grimaldi han dedicado su vida a los niños y han hecho de la Literatura Infantil uno de sus caminos favoritos. Pero no sólo son dos profesoras que han elaborado el cuento y la literatura de este género, sino que han intentado hacer de este tipo de manifestación algo con sentido educativo, basándose en la importancia del mensaje, y en aquella parte de la vida infantil en la cual es posible hacer que el mensaje produzca positivos resultados.
De modo que este libro titulado Literatura Infantil y Desarrollo Creativo no es sólo una obra creativa a su vez, sino un texto llamativo que nos propone como llevar al niño, y al adolescente a veces, hacia un conocimiento de la literatura, generando para ello técnicas y modelos que el maestro y el enseñante pueden ejercer como una guía suave para el logro de verdaderas conciencias.
Este libro despierta muchas inquietudes. Los que escribimos textos para niños lo hacemos en ocasiones colocándonos en lugar del lectorcito que habrá de leernos. A veces intentamos infantilizarnos, descender a la infancia y a la vez que lo hacemos, nos contamos a nosotros mismos la historia que el niño leerá. Todo escritor es también su primer lector. Ahora bien, no todos tenemos la capacidad de ser niños.
La narrativa que creemos infantil algo del adulto y es por eso que no acertamos en ocasiones, una atención válida de seres que por su simplicidad nos obligan a una reformulación literaria.
Este libro de Margarita Luciano López y Eleanor Grimaldi Silié resulta para mí fascinante. No pensé que hubieran técnicas, consejas y modas tan pormenorizadas para escribir de los niños y para los niños. El libro me ha permitido comprender que escribir para la infancia es una responsabilidad enorme, y que al hacerlo, debemos tener en cuenta muchos de los consejos que las autoras dan al maestro que intenta iniciar a sus pequeños en la lectura.
Para ellas lo primordial de una buena literatura infantil o dedicada a los infantes, es el aspecto creativo. Digo infantil o dedicado a los infantes, porque de pronto he aprendido con ellas, he visto que hay literatura adulta para niños o literatura de adultos para niños y literatura de niños para niños.
La literatura infantil, tiene por tanto, diferentes orígenes, diversos géneros expresivos, y vale la pena apuntar que las autoras consideran que los mismos se expresan oralmente, por escrito, visualmente, audiovisualmente, plásticamente. Sería más que nada una narrativa a través de diversos modos expresivos que recogen diferentes modelos de expresarse si se quiere, porque como bien señalan las autoras, es el inicio de un proceso estético, un comenzar a desarrollar en el niño formas estéticas que serán fundamentales en el transcurso de su vida, y que posiblemente, en muchos casos, abrirán en el nuevo lector una afición permanente al arte, a la cultura, a los contenidos que pudiera tener la literatura en la más temprana infancia.
Este libro didáctico y creativo a la vez, es un acicate para profesores y escritores. Las autoras no se quedan en lo definitocio de sus textos, sino que se adentran en las fórmulas de hacer posible que la literatura produzca sus resultados. Los ejemplos son torrenciales, y el uso de textos casi siempre antillanos, dominicanos y latinoamericanos, entre los que se encuentran algunas de las creaciones de ambas autoras, permite al dominicano un mejor conocimiento de los claros planteamientos que las autoras han desarrollado.
Para el logro de sus ejemplos, el libro acude no sólo a la literatura de autor conocido, sino a la de autor anónimo, rescatando para la infancia nuestra, muchas de las formas folclóricas que han estado vigentes y que comienzan a perderse. Otro punto de interés de la obra es la insistencia en la versión de métricas fáciles y de trabajos de literatura para niños de autores nacionales conocidos.
Las autoras consideran que los lobros que se pueden obtener con la literatura infantil abarcan lo artístico literario, el ritmo de los textos, la musicalidad, generando en el niño múltiples trabajos manuales, de interpretación, de repetición de textos a su modo, incentivando la creatividad al través de los trozos literarios, bajo una dirección bien ejercida en la que es posible además, adentrar al niño, a través de la literatura, en los problemas de hoy, en los valores del paisaje, la ecología, la cultura, el ámbito de su diario vivir, etc.
Estos últimos son los llamados valores humanos, que según las autoras son complementados por los valores didácticos, vigentes en la literatura cuando la misma es enseñada como un modelo analizable. La captación de contenidos explicatiovs y situaciones que enseñan a la vez que son agradables, deben concurrir en la literatura llamada infantil.
Los valores morales, estéticos, así como los hábitos de higiene, alimentación y otros, son un canal que puede aprovecharse en la literatura infantil para entregarle al niño una formal cosecha de recursos que naciendo de lo literario se fijan en su conducta cotidiana.
Para que todo esto sea posible, deberá existir un proyecto de lectura analizado y bien planificado. Entonces ya la literatura infantil no es sólo un goce estético, sino una forma de la educación que enriquece la que pueda ser formal en los programas escolares. El niño desarrollará su capacidad para dilucidar y pensar, su capacidad de resumir, su capacidad de darle sentido.



Como se ve, la literatura infantil ya no nos resulta tan pueril ni tan inocente en el mejor sentido de la palabra. Cuando los que escribimos para niños nos acercamos a la infancia, nos vemos como tales; pero nunca nos preguntamos qué hubiésemos nosotros querido contar, no nos preguntamos qué hubiese sido para nosotros mejor: Oír el cuento de Juan Bobo y Pedro Animal o contar nuestro propio cuento.
Recuerdo que Romeo Martínez, un amiguito de la infancia, se daba a la tarea de contar cuentos sosos, que él se inventaba y que para nosotros no tenían el sabor de los que nos enseñaban los narradores que eran nuestros padres: cuentos de Simbad, cuentos de princesas besadas por príncipes solitarios en blancos y nebulosos caballos. Los cuentos de Andersen y de Grimm de los que nos hablan Eleanor y Margarita se habían alojado en nuestras mentes, ocupándolas de tal manera que las flojas invenciones de Romeo Martínez nos parecían banales. Sin embargo, con los años he pensado que a lo mejor lo que Romeo narraba, producto de su ingenio infantil, sería más auténtico que las princesas de los alemanes y que los animales de Esopo y Samaniego. Romeo no era un escritor adulto que hacía cuentos para niños. Recuerdo que un buen día, doña Gloria Barrios se reía a carcajadas de uno de los cuentos de Romeo. "¡Qué muchacho tan embustero!" -gritaba. Romeo se había refugiado en uno de los callejones de la calle Ravelo y lloraba. Doña Gloria no tenía suficiente imaginación para entender que todos los niños del mundo, cuando narran un cuento de su cosecha, lo dan como cierto. Supimos que Romeo había contado que en la Clínica de Grillo, un médico cubano que habitaba la calle Santiago Rodríguez, había llevado un niño de cuatro años al que aún no le salían los dientes y que el Dr. Grillo había ordenado que se le hiciera una caja de dientes para que cuando fuera creciendo pudiera comer mejor. Romeo, que tenía ocho años, no era como los niños de ahora, criados al borde de un televisor. Su madre, Consuelo, lo foeteaba con una correa de tres flecos cuando llegaba a las nueve de la noche y no se hallaba acostado, y para él, decir una mentira de aquel tamaño era una especie de cuento que lo llenaba de prestigio. Cuando lo encontramos llorando, en vez de acompañarle en su dolor, le hicimos tremenda burla y entonces fue cuando se dio a un llanto que hizo salir a los vecinos y que además, cosa trágica, avergonzó a Consuelo, quien le dijo que "a quién salía tan mentiroso este muchacho de la mierda".
Yo perdí a Romeo en el curso de los años. Me lo encontré en Nueva York un buen día y recuerdo aquel cuento.
-Ya tú vez -me dijo. Me dicen que has escrito muchísimos embustes sobre Villa Francisca y que hasta te ganaste unos premios con esas mentiras... ¡Si hubieras sido hijo de Consuelo odiarías eso de escribir!
Desde entonces he querido creer que toda mentira dicha por un niño es parte de su literatura personal. Que las primeras mentiras son un dechado de imaginación y que a partir de mentir entramos a escribir, a crear. Los novelistas, los poetas, los dramaturgos, cuyas obras se tratan de manera grácil y precisa en este libro que presentamos, son en verdad mentirosos con licencia. Tenemos la desvergüenza de construir una realidad en base a otras, de cambiar, rostros, fechas y hechos, porque la primera vez que mentimos tal vez nos elogiaron, supimos hacerlo mejor que Romeo, menos burdamente, y los elogios se convirtieron, tal vez, en ese primer espaldarazo del cual no tenemos recuerdo, pero que debe estar escondido en algún rincón de la memoria; piedra de recuerdo que un día chispea y desencadena otros recuerdos y hace posible que volvamos a retomar lo perdido.
Presentar un libro no es hacer una crítica, sino un perfil. Pero resulta que esta obra tiene una enorme variedad de características. Creo que es la más completa sobre el tema en la Republica Dominicana. Está hecha con verdadero amor, y será sin dudas un libro de consulta para maestros, padres y para todo el que desee comportarse como un orientador o un creador en lo relativo al niño dominicano.
Vale decir que es un libro hecho con la experiencia dominicana. Que su enorme recorrido por todas las posibilidades históricas, sociales, culturales, de la literatura infantil o para niños, es una garantía de que existe un texto completísimo con el cual podremos inventivar nuestra infancia. Tiene sólo un problema: que para aprender a usarlo hay que leerlo y gustarlo. Una vez hecho este agradable esfuerzo, estaremos preparados para transmitir esas ideas de creatividad y de creación que harán del lector infantil no un ente pasivo, sino todo lo contrario, un activo creador de cultura desde los años más tempranos.

Dr. Marcio Veloz Maggiolo

21 de noviembre de 1996

Salutación a Margarita Luciano

Eleanor Grimaldi Silié: Salutación a Margarita Luciano, el día que le dedicaron una calle en la XIV Feria Internacional del Libro – Santo Domingo 2011

“El alma de un niño nos convoca y ella es un caudal de recursos que Margarita como un hada ama y recrea en sus escritos”

Cuando Teofilo Terrero, coordinador de los homenajes de calles, me convidó a conversar sobre Margarita Luciano, elegí centrar mis palabras en su vocación y algunas facetas de su vida profesional que hemos compartido por casi 30 años, lo cual me ha permitido conocerle.

Penetrar el mundo del niño, instruirle, sumergir el alma en la de ellos, transformar su fantasía es aportar a su libertad, a la sencillez de cómo ellos miran la vida. El alma de un niño nos convoca y ella es un caudal de recursos que Margarita como un hada ama y recrea en sus escritos. La sensibilidad por los infantes ha existido en la humanidad desde los tiempos más antiguos, desde el mundo hebraico, en la cristiandad, durante la edad media con tantos humildes propagadores de cultura que han divertido a los pueblos, a través de gestas, cuentos y fábulas.

Hoy, nuestro país cuenta con hadas y duendes que se dedican a este quehacer y se sienten impulsados a ayudar a los pequeños a encontrar el significado de su propia existencia. Entre esas hadas, Margarita está presente. Ella se integra a ese conjunto en los inicios de los años 80.

¿Y cómo inicia su labor como escritora? Por lo que ella me ha contado, el medio donde ella despierta su infancia fue un caldo de cultivo para la inspiración y prueba de ello son algunas de sus obras que retratan la vida del campo y otras vivencias que ella albergó en la infancia. Su última obra, la novela juvenil “Por los caminos del monte”, es una clara alusión a la vida del campo, a la naturaleza, cargada de emotividad, escrita en un lenguaje sencillo y directo, con una parte que la enriquece, como es el vocabulario de expresiones campesinas y populares, lo cual hace más comprensibles los textos.



Espacio para la literatura infantil en Isla Abierta

En una ocasión, el iluminado escritor ya fallecido don Manuel Rueda, invitó a Margarita a participar como columnista de los sábados en el suplemento “Isla Abierta” del periódico Hoy; allí tanto ella como una servidora además de escribir textos, teníamos que hacer la entrega de los mismos acompañados de un dibujo creado por nosotras. Allí se inició una labor para la prensa, alrededor del tema literario.

Fueron múltiples los artículos y eso nos llevó a una reflexión de hacer un trabajo conjunto para dar a conocer algunos temas propios de la teoría de la literatura infantil. Encontramos una aliada que nos ayudó a organizar el trabajo: Olga Luciano y Rafael Enrique su hijo junto a un amiguito de entonces Orlando Guerrero, quienes ilustraron la obra. Reunimos el dinerito que teníamos y editamos el primer volumen, con la dicha de que el segundo volumen resultó de la acogida que recibió de dos editores españoles y así se realizó la segunda edición que circuló en España y en nuestro país. Hoy el texto ha tenido acogida en las aulas universitarias; Margarita se ha encargado de mantener su vigencia y lleva tres reediciones.



Talleres en el interior y un pañuelo a la cabeza


¿Pero qué la inclinó a este quehacer? No puedo exactamente hablar por ella pero sé por su vocación e intenciones que influyó la necesidad de procurar, crear y difundir literatura de autores dominicanos, la necesidad de contar no solo con creadores sino también con personas que fueran capaces de trabajar una base teórica fundamental para producir temas prácticos y de que los maestros y alumnos de pedagogía contaran con algún material para trabajar en las aulas. En esos afanes tuve la vivencia de ir con Margarita a pueblos del interior, donde nos pagaban una suma ínfima para ofrecer talleres a niños y maestros, y viajando en las llamadas guaguas voladoras que iban y venían a los diferentes pueblos, nos amarrábamos un pañuelo en la cabeza  porque a veces las guaguas no tenían ni cristales. Así caminamos por campos, zonas rurales, urbanas, escuelas y otros lugares, llevando la inquietud de las lecturas infantiles. Esto también es parte de las coincidencias.

Otro factor fundamental es el magisterio. Ha sido una constante en la vida de algunas educadoras dominicanas dedicarse a escribir y que en otro contexto en nuestro país, estuvieron inclinadas por el quehacer de la literatura infantil; mencionamos a Patria Mella, Aurora Tavárez Belliard, Zoraida Heredia Vda. Suncar, Livia Veloz, Aída Rodríguez de Fernández y otras con no menos renombre y prestigio que le dan brillo no solo a la educación sino al quehacer literario.

El caso de Edna Garrido de Boggs, a quien Margarita ha estudiado profundamente, acerca mucho a las tradiciones dominicanas, con un material que resulta familiar, aunque presenta variantes entre ciudades y pueblos.



En las causas de los maestros

Nuestra homenajeada, especialista en Matemáticas y en Lengua Española, labora como una abeja productiva, siempre está inventando algo -como digo-, crea, vive y sublima sus quehaceres, con soluciones positivas. Fundó el Colegio Creciendo, antes Educando. Es una persona muy familiar, de espíritu nacionalista, lo cual transfiere a sus textos; se opone radicalmente al abuso en todo sentido, es laboriosa. Solidaria y justa.

Su espíritu de justicia provocó también que nos identificáramos en las causas justas de los maestros quienes en los años 80 fueron víctimas de unos salarios muy escasos y en medio de esas luchas de la ADP, en ocasiones nos negábamos como técnicos del sistema educativo a ponernos de parte de las autoridades para ir a los medios de comunicación a desmeritar la lucha magisterial. Nos negamos siempre absteniéndonos de acompañar a participar en las vistas televisivas para atacar a nuestra propia clase, generalmente no nos comunicábamos entre sí, pero asumíamos la misma actitud.



La batalla por la literatura infantil

En los años 80 y 90 en plenos afanes por difundir la literatura para niños, nos entrevistaron los comunicadores más notables en todos los medios televisivos: Yaqui Núñez del Risco, Socorro Castellanos, Miledy de Cabral, José Rafael Lantigua, quien tenía un programa en el canal 13, y otras personalidades de la comunicación. Ella realizó colaboraciones en el Observatorio Cultural que él dirigía en aquella época en el periódico Listín Diario.

La batalla por la literatura infantil no ha sido fácil; ha habido escollos y éxitos. Hace 20 años en República Dominicana no se podía hablar de ese tema con la propiedad que hoy lo hacemos y eso en parte se lo debemos a los esfuerzos que hacen algunas entidades publicas y privadas: Ministerios de Educación y de Cultura, Despacho de la Primera Dama, así como editoriales, las ferias internacionales del libro y sobre todo a esos duendes: los escritores de libros para niños y a Margarita Luciano, una luchadora y trabajadora incansable.



Donde mucha gente aún subestima a los escritores para niños

Como nos decía doña Zoraida, es loable dedicar su vida a escribir para niños, donde mucha gente aún subestima a los escritores para niños porque los considera autores de una literatura de menor valor e importancia, aunque sabemos que es todo lo contrario, porque el niño empieza un desarrollo cognoscitivo al calor de las lecturas infantiles. Además escribir para niños implica conocer sus intereses, vocabulario y sobre todo volver a ser niños, que es lo más importante.

Para referirse a este tema, en el prólogo del libro “Literatura infantil y desarrollo creativo” dice doña Zoraida: “Ser planta y conversar con ella, hormiga o abeja y laborar en su medio… Los que escriben para niños tienen que volver a ser niños, para penetrar la urdimbre de sus fantasías, volver a pasear por el infinito, viajar a la luna o convertirla en queso, caminar por las profundidades del mar, volar hasta el sol, subir a una estrella, jugar con gnomos, duendes y gigantes, ser mariposa de muchos colores y volar, volar”.

En realidad, eso es lo que Margarita ha hecho: ser mariposa de muchos colores y poner a volar su imaginación creadora para regalarnos una serie de temas enriquecedores para el público infantil.

Gracias Margarita, porque eres un ser humano ejemplar y por las múltiples obras educativas, inventos creativos, libros de textos, literatura para niños y por contribuir con tu legado a crear una generación de niños lectores. Y sobre todo, por celebrar la vida junto a tu amada familia. Sé que tanto tu esposo como Rafael Enrique, Guillermo y tu nieto, igual Patricia tu nueva hija, tus hermanos y toda tu familia, ríen con gozo y experimentan la alegría compartida en este hermoso día que te regala el Ministerio de Cultura en nombre de todo el pueblo dominicano.

Te queremos.

Eleanor Grimaldi Silié
junio 2011